1. Iglesia de la Buena Guía

1. Iglesia de la Buena Guía

1. Iglesia de la Buena Guía

Los marineros y pescadores acudían a ella para pedirle protección y guía en la tarea diaria de enfrentarse al mar.

La antigua devoción marinera de la virgen de la Buena Guía o Buena Vía se remite al siglo XVIII y siglos anteriores según algunos escritos. La primera ermita estuvo en la Iglesia de San Andrés, del popular barrio de pescadores de València, que se funda alejado de un mar inseguro y de un litoral con humedales, pero próximo a Ruzafa y a los canales que comunicaban con la Albufera, donde se desarrollaba mayormente el trabajo de pesca.

La actividad pesquera aumentó a orillas del mar durante el siglo XIX, cuando Poble Nou de la Mar se había anexionado a la ciudad. El antiguo barrio de pescadores se fue despoblando y degradando. El interés urbanístico de sus céntricas calles lo convierte en un objetivo de actividades de Reforma interior, así que se trasforma en una nueva zona urbana próxima al ferrocarril, y el nuevo barrio de pescadores se reafirma en la fachada marítima, en el Cabanyal-Cap de França y Malvarrosa. 

Todo esto afecta también al traslado de la patrona y protectora de pescadores y marineros que se reubica en el marítimo. Primero en la Iglesia de los Ángeles, hasta que, en los años 60 del siglo XX, se acondiciona una casa típica del modernismo popular del Cabanyal, con planta baja y piso, con balcones y persianas, a la que se añade espadaña y campana y se convierte así en la sencilla y hermosa parroquia de la Virgen de la Buena Guía o Buena Vía, dedicada a su imagen titular.

En la fachada podemos ver un panel cerámico de la virgen dentro de una barca, con el niño en brazos, con la leyenda “Vigilando el mar de València, como madre de nuestros amores, mirad a la BUENA GUÍA, patrona de pescadores”. En el interior, se encuentra la actual talla de pino policromada de la virgen, ya que la original desapareció.

Los vecinos del Cabanyal, la Malva-rosa y Canyamelar recuperan entonces la tradición de llevarla en procesión hasta la playa del Cabanyal el día de su festividad anual, el primer domingo de adviento.

Frente a la Iglesia de la Buena Guía estaba el Monumento a Sorolla, obra de los arquitectos Francisco Mora y Javier Goerlich, y con un busto del pintor realizado por el escultor Mariano Benlliure. Fue inaugurado en 1933 y lo destruyó la Riada de 1957. 

En los años 60 se construyó un nuevo monumento a Sorolla, frente al puerto, que conserva la escultura de Joaquín Sorolla.

Las pinturas “marítimas” de Joaquín Sorolla “el pintor de la luz» plasman con gran belleza la rutina de los pescadores, mujeres o niños de los poblados marítimos.

Dirección

Calle Eugenia Viñes, 235, 46011 València