2. Asilo de Pescadores

2. Asilo de Pescadores
asilo-pescadores-portada

2. Asilo de Pescadores

En este lugar se encontraba el edificio del “Refugio para inválidos del mar”, hoy en día desaparecido. Conocido como «El asilo de pescadores» se construyó para socorrer a los pescadores jubilados o a quienes ya no podían valerse por sí mismos debido a accidentes de trabajo o desgaste físico. 

Su construcción se consiguió gracias a las aportaciones personales de los miembros de la sociedad pesquera del Progreso Pescador, y al apoyo en la edificación que realizaban en sus ratos libres. El proyecto de 1904 se terminó en 1909, aunque se esperó a que lo inaugurara Vicente Blasco Ibáñez en el año 1911, por su labor como impulsor y promotor del “asilo de pescadores”. 

El día de la inauguración, los pescadores del Progreso Pescador rindieron un emotivo homenaje al célebre escritor, quien defendía que la cultura era necesaria para velar por los propios intereses. Una barca de bou, situada frente el asilo, desplegó su vela, en la que se leía en letras doradas los títulos de las novelas de Blasco Ibáñez, y este pronunció un elocuente discurso desde la terraza.

«...cantó a la belleza esta playa donde pasó tantos años y donde concibió sus mejores novelas. Excitó a que la obra de este asilo se complete con la creación de una gran escuela: ..."Esta playa, señores, tiene más significación y más importancia mundial de lo que vosotros podéis imaginar. Yo puedo deciros que he sentido orgullo como valenciano cuando, al visitar el Museo de Luxemburgo, de París, he visto allí, en medio de grandes producciones artísticas, trasladado al lienzo, este mismo cuadro que veis aquí... Yo también he contribuido a esta idealización por medio de mis novelas, que van traducidas a casi todos los idiomas de Europa" … "A mi muerte quisiera ser llevado en hombros por estos hombres de El Progreso Pescador".»

- Diario El Pueblo

El edificio también se conoció como “El Asilet” o “El Pósito”. Un “Pósito” es una asociación formada para la cooperación o ayuda mutua entre trabajadores. Las Escuelas del Pósito de Pescadores El Progreso, funcionaron como escuela para hijos de pescadores y niños del barrio, durante los años 20 y 30, y contaron con la ayuda de la Caja Central de Crédito Marítimo, hoy Instituto Social de la Marina.

El edificio se derribó por su estado ruinoso a principios de la década de los 90. 

Junto al “Refugio de inválidos de mar” estaba cuartel de carabineros que debían mantener vigilada la costa. Los propietarios de las barcas debían de pedirles permiso para salir al mar. Cuando volvían, los guardias estaban a la espera de recibir unos pescados, a los que se les llamaba la “posa”, la “nyapa”, “garfa”, “mortera” … (Passejant El Marítim, 2012. Ricard Ferrer i Pep Martorell).

Se recomienda la lectura de la novela “Flor de mayo” (Blasco Ibáñez, 1895), que plasma la dureza y las dificultades de supervivencia en un pueblo de pescadores. Narra la vida del Cabanyal y aparecen temas tan diversos como el adulterio, la envidia, el afán de superación, el contrabando de tabaco, o las desigualdades sociales.

Dirección

Calle Eugenia Viñes, 231, 46011 València