9. Talleres de construcción de barcas

9. Talleres de construcción de barcas
9.Talleres-de-construccion-de-barcas2

9. Talleres de construcción de barcas

La construcción de calafates se desarrollaba en la playa del Cabanyal, porque los edificios de las antiguas atarazanas del Grau que habían servido al puerto desde el siglo XIV ya no tenían acceso directo al mar

Los terrenos comenzaban a la altura del actual monumento al actor José Ferrandis y llegaban hasta la zona de la fuente del barco del paseo marítimo.

Esta parte de la playa no ofrecía ninguna concesión al ocio. Allí únicamente tenían posibilidad de sobrevivir las actividades relacionadas con la pesca. Las barcas y los botes ocupaban la franja de arena. Los aficionados a la pesca del rall paseaban arriba y abajo examinando las señales de la mar. Los tellineros, con el agua a la cintura, peinaban el fondo. 

Las construcciones más próximas a la playa eran casas sencillas de marineros o talleres. La mayor parte de las plantas bajas estaban ocupadas por industrias relacionadas con el mundo marinero. Astilleros, talleres mecánicos, secaderos de pescado: Talleres Benedito, Astilleros Lacomba, Talleres Trompa, Astilleros La Atlántida, Talleres Vañó, Visace, Astilleros Palau, Astilleros José Blanco, Pepín, Secadero de Jaume Benedito, Astillero Neptuno, Taller Calderería, Astillero Valencia, Francisco Romero, Moracho, Taller de Enrique Balaguer, Botifarra, Astillero de Enrique Rams, el Burgués, etc. (Passejant el Marítim, 2012. Ricard Ferrer i Pep Martorell).

A partir de 1951, desaparecida la pesca del bou, unos cuantos talleres se dedicaban a construir buques de casco metálico, en una tarea complementaria de los astilleros de la UNL: pesqueros y veleros cercanos a las mil toneladas, aptos para la navegación de cabotaje, que fueron apartando a los anteriores motoveleros de madera y que a su vez fueron condenados por la competencia de los camiones (Antonio Sanchis Pallarés, 1998. Historia del Cabanyal SXX).

Uno de estos buques ha pasado a ser el símbolo de la artesanía de los carpinteros del Cabanyal, els mestres d’aixa, “La Santa María”. Construida en los talleres de Vicente Lacomba Llorens para la película “Alba de América” de 1951, donde Antonio Vilar interpretaba a Colón y Amparo Ribelles a Isabel la Católica.

Lacomba también construyó un barco buque-escuela que fue vendido al millonario americano Huntington Hartford, y que se usó en el rodaje de la película “A High Wind in Jamaica”, basada en la novela de Richard Hugues.

Dirección

Calle Eugenia Viñes, 125-121, 46011 Valencia